Se estima que para el 2050 la población mundial sea de 10 mil millones de habitantes, resultando en un aumento en la demanda de proteína animal del 70%. Sin embargo, las principales fuentes de proteína usadas en la alimentación animal (harina de pescado y proteína de soya) no son sostenibles en el largo plazo.

La soya es la proteína que más se usa en el alimento animal por lo barata de que es. De hecho, el 80% de la soya producida a nivel mundial va directamente la industria ganadera. Aunque tiene un costo bajo, esta fuente de proteína es de muy baja calidad nutricional. Peor aún, su producción está acabando con nuestros recursos naturales ya que requiere mucha tierra, agua y tiempo. El aumento constante en la demanda por proteína de soya ha resultado en miles de hectáreas de deforestación y acaparamiento de tierra alrededor del mundo, volviéndola una fuente de proteína completamente insostenible.

Por otro lado, la harina de pescado es considerada como una de las pro...
Se estima que para el 2050 la población mundial sea de 10 mil millones de habitantes, resultando en un aumento en la demanda de proteína animal del 70%. Sin embargo, las principales fuentes de proteína usadas en la alimentación animal (harina de pescado y proteína de soya) no son sostenibles en el largo plazo.

La soya es la proteína que más se usa en el alimento animal por lo barata de que es. De hecho, el 80% de la soya producida a nivel mundial va directamente la industria ganadera. Aunque tiene un costo bajo, esta fuente de proteína es de muy baja calidad nutricional. Peor aún, su producción está acabando con nuestros recursos naturales ya que requiere mucha tierra, agua y tiempo. El aumento constante en la demanda por proteína de soya ha resultado en miles de hectáreas de deforestación y acaparamiento de tierra alrededor del mundo, volviéndola una fuente de proteína completamente insostenible.

Por otro lado, la harina de pescado es considerada como una de las proteínas de mejor calidad para la alimentación animal, pero ha afectado de manera negativa los ecosistemas marinos al reducir la biomasa del océano drásticamente en las últimas décadas. La FAO (Food and Agriculture Organization de las Naciones Unidas) estima que más de un tercio de la vida acuática está siendo pescada a niveles biológicamente insostenibles. Por el contrario, la proteína de insecto es de alta calidad nutricional, se produce sin generar un impacto ambiental y es más económica que la harina de pescado.

Adicionalmente, nos enfrentamos con el problema del mal manejo de desechos orgánicos, ya que aproximadamente un tercio de la comida producida para humanos se desperdicia cada año. Estos desechos normalmente terminan en basureros donde son enterrados y convertidos en gases de efecto invernadero.

ProNuvo ofrece una alternativa sostenible para arreglar el ciclo alimenticio, al usar desechos orgánicos como comida para nuestras larvas de Hermetia Illucens, que en cambio los convierten en proteína y aceite para la nutrición animal y fertilizante para la nutrición vegetal.

Contrario a las proteínas actuales, el cultivo de insectos emite menos gases de efecto invernadero y requiere de menos recursos para su producción. Además, la proteína de insecto se considera como una de las proteínas de mejor calidad por su alto porcentaje de proteína cruda y su buena digestibilidad con varias especies animales. Nuestro proceso, al igual que nuestra filosofía, se basa en la circularidad.
More information

Employees

Alexandre Jafet Carmona
Admin
Alexandre Jafet Carmona Sales Soy un co-fundador de la empresa que se enfoca en las partes de ventas, mercadeo y relaciones publicas.